Estimació sentència càmeres vigilancia controls d'acesos

FECALON RECURRIÓ A LOS TRIBUNALES EL DECRETO 112/2010 (REGLAMENTO DE ESPECTULOS PÚBLICOS Y ACTIVIDADES RECREATIVAS)

LA PATRONAL CATALANA DEL OCIO NOCTURNO, CONSIGUE LA NULIDAD DEL SISTEMA DE GRABACIÓN DE IMÁGENES DE LAS PUERTAS PARA CONTROLAR LOS AFOROS.

 

Barcelona, 25 de febrero 2015- El TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUNYA estima parcialmente el Recurso interpuesto por FECALON contra el vigente Decret 112/2010, por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, y declara la nulidad de algunos preceptos, mediante la Sentencia que resuelve el Recurso interpuesto por esta Federación.

Pese a no conseguir la eliminación de la obligación de disponer de sistemas de control de aforo, se ha logrado que se declare la nulidad de la obligación impuesta en el artículo 69.1, de disponer los locales de entre 151 y 500 personas de aforo de disponer de un sistema de grabación continua de imágenes de los usuarios y clientes de los establecimientos públicos. Ello, tal y como ya habíamos advertido en nuestras alegaciones en fase administrativa, era una clara intromisión en el derecho a la imagen y la intimidad de los usuarios de estos establecimientos vulnerando el derecho fundamental establecido en el art. 18 de la Constitución Española, y así lo ha entendido también el alto Tribunal, que ha declarado la nulidad de dicho artículo, en tanto solo mediante una Ley Orgánica podría imponerse dicha obligación.

Por otro lado, se ha declarado nulo también, de las especificaciones para determinar la comisión de faltas graves y muy graves delos art. 146 y 147, el cajón de sastre que suponía la inclusión en las diferentes especificaciones del “en los otros casos en que se justifique debidamente”, ya que con ello podía justificarse la imposición de una sanción grave o muy grave sin que por otra parte, pudiera conocerse previamente si una conducta concreta podría ser constitutiva o no de infracción, al poderse justificar a posteriori. Así pues, los 11 apartados en que se había incluido dicha expresión han sido suprimidos de la norma por estar prohibido por el ordenamiento la remisión a normas en blanco y por atentar con el principio de legalidad del art. 25.1 de la Constitución, que aplicado al supuesto en concreto debe concretar las circunstancias que se dan en la tipificación de las infracciones.

Finalmente, indicarles que se está produciendo un debate en el Parlament de la próxima Ley de Espectáculos, que posteriormente será desarrollada por un nuevo Reglamento que sustituya al vigente.